EL VIAJE DE NADIE

«Si te encuentras entre aquellos que buscan debes saber que en el puerto hay una nave que te aguarda.  No te preocupes por la maleta. No averigües el precio del pasaje. No trates de descubrir tu destino. Lo importante es partir…»

SINOPSIS

“El viaje de Nadie” es la historia de una navegación que, como todas las navegaciones, tiene su origen en algún lugar-isla. En el trayecto siempre hay un tesoro que encontrar, peligros que acechan ocultos y un corazón presto a salir volando. No faltan montañas que esconden el fuego de antiguos reyes, mujeres que calorean la vida, hombres que no se deciden a vivirla. Locos todos, pues por ella se dejan perseguir, aunque el Tiempo los sorprenda en el desencanto.

El espacio escénico es un laberinto,  un mapa imaginario que el público va descifrando y descubriendo poco a poco, a pie descalzo, a medida que avanza en su recorrido. Los altos que se producen en este viaje funcionan como islas. Un desguace lleno de neumáticos, un taxi viejo y decadente, una modesta casa de cartón y un muelle, son algunos de los lugares que conocerán los valientes que cojan su billete e inicien este viaje lleno de significado.

 

PROCESO DE CREACIÓN

Lidia Rodríguez lleva dos años dibujando distintas instalaciones que formarán un mapa escénico en un gran laberinto, Su nombre es  “El Viaje de Nadie” y en ella se enfrenta al espectador con el héroe que todos guardamos bajo llave. Todo gira en torno a una historia, que es la de miles de ‘Nadies’ que se lanzan al mar en busca de una existencia mejor.

Se trata de una adaptación de la Odisea de Homero, en la que se rescata el desarraigo de los inmigrantes que llegan a tierra extraña. Son los Nadies.

 Un trabajo de investigación que tiene como resultado este montaje innovador en el que el espectador debe hacer una reserva como cita previa. Entran de dos en dos, cada seis minutos, de forma que viven la experiencia  la obra unas cuarenta personas al día.

Los espectadores son invitados a iniciar el viaje, transitando por diferentes espacios en cada uno de los cuáles se les propone una historia y un juego.

Ulises, un mito y una búsqueda, sirve de pretexto dramático para enfrentar al espectador con un héroe desconocido que todos guardamos bajo llave. Ausencia, pérdida, pasión y magia son algunos de los sentimientos por los que transitan Penélope, Ulises, Polifemo y Calipso. Una historia que en este momento cobra especial relevancia y actualidad, en un mundo en el que miles de personas se lanzan al mar de lo desconocido tratando de hacer de su existencia un lugar más habitable.

Los sentidos (tacto, gusto, oído y olfato) menos apreciados en una sociedad en la que gobierna la vista. Así, los actores y actrices de Teatro en el Aire, ahondan en la levedad cargada de sensorialidad, ayudados por el dominio de la poética del espacio y el arte de esculpir en la oscuridad. En todo momento se puede captar un exquisito equilibrio entre el texto y el silencio. La música, en directo, emerge en determinados momentos con pretensiones de evocación poética.

La obra es un proyecto de investigación que se sumerge en la búsqueda de nuevas dramaturgias. Nace desde la propuesta de un esqueleto argumental con el que el grupo trabaja desde la investigación participativa. Los actores y actrices son facilitadores de lo que acontece en cada escena, de manera que cada espectador puede emprender su propio viaje.

 

Un montaje de Teatro en el Aire

EXPERIENCIA SENSORIAL PARA SALA

Edad recomendada a partir de 12  años

40 personas al día

60 minutos

FICHA ARTÍSTICA

Dirección, idea original y dramaturgia: Lidia Rodríguez Correa

Dirección artística: Teresa Gil Feito

Producción: Jesús Nieto y Lidia Rodríguez Correa

HABITANTES DEL LABERINTO

Alejandra Puy: Penélope
Alecsander Tsvetanov: Acordeonista
Amalia Argüello: Mujer con Maleta
Carlos Javier Sarmiento: Nadie
Edurne Hernández: Lavandera
Encho Minkov: Naúfrago
Jesús Nieto: Cíclope
Lidia Rodríguez: Cicerone
Prado Pinilla: Circe
Teresa Gil Feito: Calipso

 

 ESTRENO

ABRIL 2002, en LA NAVE DE LOS LOCOS. MADRID

 

EL PÚBLICO HA DICHO

«Un viaje por las emociones. El alma se me llena de banderas, de olores y de esperanza»

 

«Gracias por hacerme recordar lo que soy, de donde vengo y porqué estoy aquí»

 

«Viajar siempre es un regalo, obligar a viajar no suele serlo, ayudar en los viajes es un don de los locos»

 

«Mírame a los ojos, ya no soy el mismo…»

 

«Siempre me han dicho que los viajes te hacer crecer y aprende mucho. Este además, libera el alma y deja paz»

 

«Los Nadie son realmente los que mueven el mundo y la historia, por más que les pese a algunos»

 

«Los olores se han prendido a mi piel, el sabor nada en mis comisuras, las luces y las sombras se proyectan a través de mis ojos.
Quiero seguir traspasando telas…»