Hacer memoria es poner en valor el camino recorrido.

Teatro en el Aire se fundó hace 18 años.

Venía de trabajar con El Teatro de los Sentidos y aprender de las instalaciones, las artes plásticas, la oscuridad y su imaginario, los laberintos, el juego sensorial con Enrique Vargas. Él me regaló esta concepción amplia del arte, cómo crear experiencias de juego sensible con el público.

Trabajé para la compañía con entusiasmo y muchísima ilusión, allí me hice artista, ese fue el germen.

En mi cuaderno de bitácora estaban apuntados los garabatos y primeros bocetos de ‘El Viaje de Nadie’, que sería el primer trabajo firmado por Teatro en el Aire. Gracias a la insistencia de mi amigo y cómplice JESÚS NIETO (Director y motor de la compañía Onírica Mecánica) se fundó en 2001 mi compañía con el estreno de un laberinto sensorial performativo que aún recuerda la gente que acudió a la experiencia. Un laberinto de 12 instalaciones donde invertimos mucho más que amor y talento.

Teatro en el Aire se fundó tras la unión de una colectividad de artistas de distintas disciplinas y nacionalidades. Profesionales unidos con el objetivo de crear experiencias para el SENTIR.
El público visitante entra al juego y percibe la pieza con los aromas, texturas, sabores, sonidos y la suma de imágenes poéticas que provocan un rito de exploración transformadora.

Contar con las herramientas de los cinco sentidos, hacer que el cuerpo y su memoria hable en los espectadores siempre ha sido nuestra premisa. Convertir el encuentro en un rito donde desplegar la imaginación y desde allí tener una catarsis, un renacer, un encuentro humano.

Llevamos 11 producciones en nuestro sueño común y muchísimos momentos compartidos con tantísima gente que acude a la llamada. Hacemos un teatro ritual, teatro sensorial donde se camina hacia la esencia del ser humano, el corazón.

En todos estos años de investigación, giras, teatros, museos, talleres, nuestra brújula ha sido propiciar el encuentro entre los seres humanos. Encender detonadores esenciales, generar ritos de complicidad y catarsis.

Deseamos seguir haciéndolo, esto da sentido profundo a nuestra apuesta como compañía independiente y de autogestión.

Gratitud infinita a los que éramos entonces y los que somos ahora.

Tantos pasos, tantas vidas, tantas nuevas oportunidades tenemos aún por compartir.

 SEGUIREMOS CREANDO EXPERIENCIAS DE ARTE VIVO PARA EL SENTIR.